La Guardia Civil sanciona con 301 euros a un pescador jubilado por portar la navaja que aún utiliza para reparar redes


image

Alicante.- 

Un pescador con más de 70 años de edad, jubilado y vecino de Torrevieja, cuenta en estos momentos con algo menos de 15 días para recurrir ante la Subdelegación del Gobierno en Alicante una multa que asciende a 301 euros tras haber sido denunciado por una patrulla de la Guardia Civil. Su delito fue portar una pequeña navaja, de 8,5 centímetros de hoja que utiliza aún para remendar las redes. Todo hace pensar que aunque recurra y alegue no tiene nada que ganar y con la multa se irá buena parte de su pensión del próximo mes.
El denunciado es un pescador de origen marroquí que hace unos días viajaba con su hijo por la carretera de San Fulgencio. De pronto se encontró ante un control de la Benemérita, les dieron en alto y en el registro le encontraron este utensilio que es tan habitual entre las gentes del mar. De hecho, es muy difícil que un pescador, en activo o no, la retire porque ha formado parte de su vida y se encuentra ligado a ella.
Los agentes de la Guardia Civil aplicaron la legislación para poner la multa por el importe mínimo sin tener en cuenta el uso que se le dé o la persona que tenga en su poder la supuesta arma. Lo que se sanciona es llevarla encima fuera de un recinto de trabajo, como sería el caso. Ellos sólo hicieron su trabajo.

Muelle
El marroquí denunciado, conocido popularmente en el recinto del muelle pesquero de la ciudad como «El Abuelo», afirmaba haber llevado toda su vida en el bolsillo este tipo de navajas, caracterizadas por su terminación en punta roma y que es una herramienta imprescindible para los pescadores.
El afectado comentaba «desconocer por completo» que durante muchos años ha portado una navaja que estaba prohibida por la legislación, cuando únicamente la ha utilizado y sigue utilizándola para coser los artes de los pescadores con lo cuales colabora desinteresadamente y de forma puntual. Tanto las gentes del mar como los de la huerta y, en otros tiempos, los trabajadores del sector textil usan estas navajas marineras de distintas marcas y cachas de madera o materias plásticas aunque denominadas como «del ancla» por llevar incrustado en su mango un áncora marinera.

Juzgados
Por ello últimamente algunos de sus usuarios se han mostrado sorprendidos desagradablemente cuando al acudir a los juzgados de Orihuela o Torrevieja, donde si les detectan la posesión de una de estas navajas utilizadas como herramienta de trabajo, la tienen que entregar a la Guardia Civil y recogerla, si no se las incautan, tras la gestiones realizadas.

Fuente: Información de Alicante

M. Pamies, 

04-05-2010


Las opiniones de esta notícia estan cerradas.

Lee nuestros
titulares a través
de RSS

image image

¿Recibe nuestros
titulares por
e-mail?. ¡Click!

Fundado el 1998

II época

image