Mujeres de alterne fueron censadas en la sede de la Guardia Civil de Lugo


Lugo.- 

Mujeres de alterne fueron censadas en la sede de la Guardia Civil de Lugo. El descubrimiento lo hicieron los agentes que trabajan en la macroinvestigación de la operación Carioca, que lleva casi dos años en marcha y que supuso la detención de decenas de personas relacionadas con los burdeles y también con los cuerpos y fuerzas de seguridad de la capital lucense.

Uno de los casos fue detectado en un registro efectuado en el piso oficial del cabo Armando Lorenzo, imputado en la operación. Se trataba de una mujer brasileña que tenía como domicilio el número 1 de la praza de Braña, que corresponde con el de la Comandancia de la Guardia Civil de Lugo. El portal y el piso eran los correspondientes a la vivienda del cabo.

Los agentes se percataron de la situación al revisar un documento que correspondía a un poder otorgado por una mujer brasileña a otra para tramitar un certificado de antecedentes penales en Brasil para conseguir el permiso de residencia y de trabajo en España. Según algunas fuentes, otras mujeres pudieron haber sido censadas en la misma casa para poder justificar un domicilio fijo en España y así obtener contratos de trabajo. Estas pesquisas todavía no se encuentran cerradas.

En el domicilio del cabo, que pasó casi año y medio en la cárcel, también fueron encontradas agendas en las que figuraban el nombre de numerosas mujeres, su nacionalidad y el teléfono. La rigurosa investigación a la que fue sometido permitió saber que hizo llamadas y envió mensajes personales a mujeres que figuraban en dichas agendas.

El cabo Armando también tenía en su casa resguardos de tarjetas de embarque a nombre de una mujer colombiana que viajó desde Caracas a Madrid y que, supuestamente, acabó trabajando en algún club de alterne de la capital. Asimismo, los responsables de la investigación pudieron comprobar que el cabo, supuestamente, utilizó bases de datos policiales para la obtención de datos relativos a algunas personas, incluyendo antecedentes delictivos.

En su momento parece que el cabo fue investigado en relación con posibles intentos de influir en el responsable de algún puesto de la Guardia Civil de la provincia de Lugo para tratar de minimizar alguna actuación que podría perjudicar a su entorno familiar.

En la casa del agente también aparecieron, según expresaron diversas fuentes, dos recursos interpuestos por la empresa Adán Sloga Lugo, vinculada con José Manuel García Adán (dueño de dos de los principales clubes de alterne investigados), contra sanciones de infracciones de extranjeros, por importe superior a los 13.000 euros. Estos recursos estaban dirigidos al responsable de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Los agentes creen que el cabo se ocupaba de su tramitación.

Fuente: La Voz de Galicia

José Fernández, 

05-04-2011


Las opiniones de esta notícia estan cerradas.

Lee nuestros
titulares a través
de RSS

image image

¿Recibe nuestros
titulares por
e-mail?. ¡Click!

Fundado el 1998

II época

image