Treinta estudiantes intoxicados con ricos dulces de sosa cáustica


Santiago de Chile.- 

Una seguidilla de intoxicaciones ha marcado la tónica hasta ahora del inicio del año lectivo, después que en el transcurso de sólo una semana los diversos servicios de salud del país constataron al menos cinco casos masivos en los cuales sus protagonistas fueron precisamente escolares. El más grave se registró en Reñaca, donde 30 chicocos quedaron para la historia tras comer trozos de sosa cáustica envueltos como caramelos.

La ola de invocaciones a Guajardo y cuadros de histeria partió el 16 de marzo, cuando 32 personas, en su mayoría niños del colegio Mario Arce Gatica de la comuna de El Bosque, consumió sánguches con mayonesa, los que fueron repartidos sin que el batido de huevo haya permanecido antes refrigerado.

El numerito, si bien fue atribuido a un hecho puntual, se repitió al día siguiente en la Escuela Leopoldo Lucero, de Concepción, donde un centenar de alumnos sufrió una gastroenterocolitis, cuyas causas también apuntan al consumo de alimentos dentro del establecimiento. En ambos casos, los afectados fueron enviados a sus domicilios tras ser rehidratados con suero.

Otra aparente intoxicación alertó ayer a la autoridad sanitaria cuando cerca de 60 niñas del Liceo 7 de Providencia, experimentaron vómitos y mareos que en principio fueron atribuidos a emanaciones de gas, mientras que en Iquique, una treintena de escolares de las escuelas Javiera Carrera y Santa María fueron enviados a la Asistencia Pública de esta ciudad tras inhalar gases nauseabundos que habrían salido del alcantarillado.

La emergencia química obligó a la evacuación de más de 500 alumnos de los dos establecimientos.

El comandante de Bomberos Wladimir Bustamante señaló que las emanaciones -aparentemente de insecticida- salieron desde los ductos de alcantarillado que están ubicados en el subterráneo de los dos colegios.

El ministro de Educación, Sergio Bitar, quien se encuentra de visita en Iquique, concurrió hasta el centro asistencial para verificar el estado de salud de los estudiantes. A la salida expresó su preocupación por los accidentes registrados en Santiago, Reñaca e Iquique y, adelantó que instruirá una investigación e inspección de los sistemas de alcantarillado subterráneo en todos los colegios del país para evitar que se vuelva a producir este tipo de accidentes.

Sosa cáustica

Lo más peludo, no obstante, sucedió en el balneario de Reñaca, donde unos 25 a 30 chicos entre sexto y octavo básico tuvieron contacto con sosa cáustica, lo que obligó a su traslado hasta el Hospital Gustavo Fricke de Viña del Mar. Dos de los mocosos quedaron internados ante eventuales complicaciones.
De acuerdo con los primeros antecedentes que entregó Juan Justiniano, director de la Escuela Enrique Cárdenas, ubicada en Reñaca Alto, el incidente tuvo origen en una broma por parte de compañeros de nivel superior, los que no hallaron nada mejor que envolver en papel de dulce los trozos del peligroso químico.

La tallita -que pudo tener consecuencias fatales, según hizo ver el jefe de turno del nosocomio, doc Miguel Benavente- se les ocurrió a los graciosos de 8º, los que, luego de encontrar una barra de soda en la piscina del colegio, la cortaron en pedazos para encacharlos, después, como si fueran golosinas.

Una treintena de niños alcanzó a tener contacto con el bocado. De ellos, seis resultaron con lesiones leves y otros dos quedaron en observación, producto de quemaduras leves en lengua y vías digestivas, pero sin tener riesgo vital.



Fuente: La Cuarta

V.Fainé/A.Lobo, 

27-03-2004


Las opiniones de esta notícia estan cerradas.

Lee nuestros
titulares a través
de RSS

image image

¿Recibe nuestros
titulares por
e-mail?. ¡Click!

Fundado el 1998

II época

image