Una 'narcoavioneta' embiste a un coche de la Guardia Civil


Villamartín.- 

Miembros del puesto principal de la Guardia Civil de Villamartín protagonizaron ayer una espectacular operación antidroga en el paraje El Algarrobo que acabó con la incautación de 450 kilos de hachís que portaba una avioneta de fumigación.

La operación se saldó con la detención del piloto –B.L.W., de 39 años, natural de Málaga aunque vecino de Torremolinos, como el supuesto autor de un delito contra la salud pública (tráfico de drogas)–, que acabó por impactar su aeronave después de varias embestidas contra un vehículo patrulla de la Guardia Civil, que en el que viajaban dos de sus miembros que, por fortuna, salvaron la vida.

La droga viajaba en la parte delantera de la cabina del aparato, en concreto en el depósito que se destina para los tanques del líquido de fumigación, repartida en 18 fardos de 25 kilos cada a uno, camuflados a modo de maletas en cinta de embalaje marrón. Se trata del mayor alijo de esta sustancia que se aprehende en la zona serrana en los últimos tiempos.

Los hechos ocurrieron sobre las nueve y media de la mañana de ayer cuando una avioneta Pipper, modelo Brave 375, con matrícula EC-ICB, destinada a las labores de fumigación del campo, sobrevolaba el paraje conocido como El Algarrobo, en el término municipal de Villamartín, para descargar la mercancía en una carretera agrícola que se sitúa entre dos lomas a la orilla de las fincas El Algarrobillo y El Algarrobo y sirve de linde entre las mismas.

Una vez en tierra, el piloto de la avioneta que se disponía a alijar su carga hasta tres vehículos esperaban por la zona, fue sorprendido por dos agentes del puesto de la Guardia Civil de Villamartín cuyo automóvil, un Renault Megane, se interpuso a su paso para abortar la operación.

Ante esta situación el piloto, que tenía enfrente y a escasos metros a la patrulla de seguridad, no caviló en ningún momento y decidió continuar la marcha con la avioneta, en cuyo interior aún estaba escondida la droga. Y es que, el detenido pretendía iniciar el vuelo utilizando el camino a modo de pista de despegue.

Pero la operación se frustró cuando el ala izquierda del aeroplano impactó de lleno con el Renault Megane, al que sobrepasó hasta el punto de que siguió su recorrido unos 80 metros más hasta que, finalmente, quedó parado en tierra de labor.

Todo apunta a que el objetivo del piloto era despegar al verse acorralado por los miembros de la Benemérita, pero encontró también en su contra un fuerte viento de cola que le impidió tomar la velocidad que necesitaba para iniciar el vuelo. Lo claro es que el individuo embistió de cara y de lleno contra los guardia civiles llevándose a su paso todo lo que encontró, lo que provocó que perdiera el control y se saliera de la vía.

Milagrosamente los agentes no sufrieron ningún daño ya que segundos antes del impacto abandonaron el automóvil tirándose literalmente a la cuneta. Este salto en el último momento probablemente les salvó la vida a la vista del impresionante estado que presentaba el coche tras el brutal impacto.

Tampoco el individuo que pilotaba la avioneta y que después fue detenido sufrió heridas como consecuencia de la colisión.

El patrulla de la Guardia Civil quedó totalmente destrozado después de que las hélices y el ala de la pequeña aeronave lo sesgaran por la mitad descabezando toda la parte superior y dejando a su paso parte del fuselaje del aparato e incluso una de las tres ruedas en el asiento del copiloto. Las otras dos aparecieron diseminadas por el campo al igual que parte de la carrocería del coche policial.

Una circunstancia que, sin embargo, no impidió a los dos agentes iniciar una persecución a pie que concluyó con la interceptación del presunto narco y su posterior arresto.

No corrieron la misma suerte los tres vehículos que estaban a la espera de recoger la droga que aprovecharon la situación y la falta de dotaciones de seguridad para darse a la fuga.

Tras las primeras pesquisas, la Guardia Civil comprobó que se trataba de un alijo de droga compuesto por 450 kilos de hachís camuflados en la parte delantera de la avioneta.

El fuerte impacto que sufrió el vehículo de la Benemérita dejó anulada las transmisiones de comunicación, con lo que los guardias civiles tuvieron que pedir la ayuda de un vecino para comunicar los hechos al puesto principal de Villamartín.

Momentos después, se reforzó la seguridad con un despliegue de varias dotaciones más que, a las órdenes del capitán de la Benemérita de la localidad, iniciaron las primeras investigaciones y comprobaron los daños del aparato, la documentación del mismo y el alcance del impacto.

Así, hasta el lugar de los hechos se personaron también tres agentes de la Policía Judicial de Arcos para iniciar el proceso de recopilación de pistas y de cualquier indicio que pueda ayudar a la investigación abierta. Así, recogieron las huellas dactilares que encontraron tanto en el aparato como entre los enseres personales del aviador.

Sobre las once de la mañana, el piloto fue conducido al puesto principal de la Guardia Civil de Villamartín para, después de prestar declaración, ser puesto a disposición del Juzgado número 3 de Arcos de la Frontera, junto a las diligencias instruidas en este caso.

Los miembros de la Benemérita desplegados en la operación también trasladaron los fardos de droga en un vehículo todo terreno del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), hasta el cuartel para cuantificar lo aprehendido y recoger también huellas para identificar la carga. La avioneta quedó precintada al filo de la una de la tarde.

Durante buena parte de esta operación no dejaron de sonar dos teléfonos móviles del interior de la avioneta cuyas llamadas probablemente corresponderían a los destinatarios de la carga.

El paraje de El Algarrobo es una zona de labor donde se cultiva principalmente trigo, con suaves laderas y con poco tránsito de vehículos, que se encuentra a pocos kilómetros de Villamartín y a unos tres kilómetros de la carretera que enlaza las poblaciones de Montellano y Puerto Serrano con la vía que une Sevilla-Ronda.

Además, a poca distancia se encuentra el hotel La Antigua Estación cuyas dependencias albergan un velódromo para la práctica de deportes aéreos y para la instrucción de nuevos pilotos.

De ahí, que no sea extraño ver a avionetas sobrevolando la zona bien por la fumigación de los campos o para el aprendizaje de vuelo a pilotos noveles.

Por otra parte, se calcula que la cantidad de droga aprehendida en la operación desarrollada ayer en Villamartín contra el narcotráfico habría alcanzado un valor aproximado de 8.100.000 euros, en el caso de que hubiese logrado su objetivo de ser vendida en el mercado negro.

Fuente: Europa Sur

Elisa Armario, 

15-02-2005


Opiniones de los usuarios sobre esta noticia:

Opinion del usuario: el que pillo la avioneta era mi padre
javy, 07/03/2008


Opinion del usuario: con un par de c... y siguen trabajando
joaquin, 12/09/2009


Las opiniones de esta notícia estan cerradas.

Lee nuestros
titulares a través
de RSS

image image

¿Recibe nuestros
titulares por
e-mail?. ¡Click!

Fundado el 1998

II época

image