El "asesino de la baraja" daba los buenos días a sus víctimas antes de dispararlas "porque la educación es lo primero en la vida"


Madrid.- 

Alfredo Galán Sotillo, el único imputado por los crímenes del caso del "asesino de la baraja" y que está siendo juzgado desde el pasado 7 de febrero en la Audiencia Provincial de Madrid, siempre daba los buenos días a sus víctimas y las pedía "por favor" que se arrodillaran antes de dispararlas "porque la educación es lo primero en la vida", según uno de los policías que participó en el registro del bar Rojas de Alcalá de Henares, donde el 5 de febrero de 2003 Mikel J.S. y Juana Dolores U.L. perdieron la vida y Teresa S.G. quedó gravemente herida.

En la sexta sesión del juicio que se sigue contra Galán testificaron varios policías que participaron en los registro de los domicilios del acusado en Puertollano (Ciudad Real) y en Alcalá de Henares. Todos ellos coincidieron en señalar que el procesado se mostró "muy tranquilo y frío, pendiente de todo lo que pasaba, como si pensara que había puesto a prueba a las autoridades y las había ganado".

También refirieron que durante los registros el encausado se mostró colaborador en el momento en que los agentes empezaron a buscar la chaqueta que presuntamente llevó puesta en algunos de los crímenes. "Nos dijo que nos estábamos equivocando de chaquetón porque el que necesitábamos estaba en Alcalá de Henares y tenía restos de pólvora. Fue entonces cuando empezó a colaborar", apuntó un testigo.

SERENO Y SIN MEDICACIÓN

Algunos de los policías que le tomaron declararon en Puertollano el día que confesó ser el autor de los hechos mantuvieron que Galán venía totalmente sereno admitiendo que tan sólo había bebido dos cervezas y que no tomaba medicación. Asimismo, destacaron que declaró "voluntariamente, sin que nadie la presionara, y dando detalles del caso como el punto azul en el reverso de las cartas, la existencia de una billetera en la escena del crimen de Alonso Cano 89 y la presencia de un perro marrón en el bar Rojas".

Otros de los funcionarios policiales que testificaron hoy indicaron que Galán siempre sustuvo que actuó él solo y que entregó porque "pensaba que le iban a detener antes ya que el perfil que habían trazado los investigadores y que se había difundido a través de los medios de comunicación coincidía con el suyo".

Finalmente, estos agentes reseñaron que Galán confesó que la pistola Tokarev que utilizó en los seis homicidios consumados y en los tres en tentativa la trajo de Bosnia "en un televisor "combi", en la parte del vídeo, mientras que los cartuchos los introdujo en España ocultos en su petate militar".

Fuente: EFE

16-02-2005


Las opiniones de esta notícia estan cerradas.

Lee nuestros
titulares a través
de RSS

image image

¿Recibe nuestros
titulares por
e-mail?. ¡Click!

Fundado el 1998

II época

image