Jesús y los doce apóstoles se convierten en macacos


image

Londres.- 

Una serie de trece pinturas en las que Cristo y sus doce discípulos aparecen retratados como simios es la más reciente adquisición de la Galería Tate, prestigioso recinto londinense que se ha empeñado en aumentar su colección de arte contemporáneo inglés.

El conjunto ha sido creado por Chris Ofili, pintor británico de origen africano que en 1999 desató un bullicioso escándalo al exhibir en Nueva York un lienzo que mostraba una versión negra y más bien pornográfica de la virgen María.

Titulada "The upper room" ("La habitación superior"), la nueva obra será exhibida al público a partir de septiembre en una habitación que imita la estética de las capillas católicas y que ha sido fabricada para la ocasión por el autor y el arquitecto David Adjaye.

Los trece coloridos cuadros -realizados con óleo y acrílico- son protagonizados por monos rhesus macacus. Los individuos se esta especie suelen ser sujetos de pruebas para productos destinados a los seres humanos debido a que la ciencia los considera como verdaderos primos del hombre.

Fiel a su sello personal, Ofili ha incluido dos bollos de estiércol de elefante solidificado al pie de cada obra. Sobre esas rugosas superficies ha escrito los nombres de las pinturas.

La figura que ocupa el decimotercer cuadro es un simio que, a diferencia del resto de los macacos, es notoriamente más grande que el resto. A diferencia de los otros personajes, que aparecen de perfil, el mono mayor está representado de frente y, debido a un juego visual propuesto por Ofili, evoca tanto la figura de Cristo como la de Buda.

El nuevo trabajo del joven autor está emparentado con la propuesta conceptual que ha desarrollado a través de su polémica trayectoria, la cual está cargada de alusiones a figuras religiosas, a ídolos de la cultura negra (desde Nelson Mandela a Mike Tyson) y al rescate de las tradiciones de sus ancestros.

El artista explica que el uso de excrementos de paquidermos en sus creaciones es una innegable referencia a su herencia africana, con la cual se conectó a través de un estudio sobre las pinturas rupestres en las colinas de Matopos, en Zimbawe.

La inusual propuesta de Chris Ofili ya le ha traído jugosos dividendos: a diferencia del artista Damien Hirst, quien donó algunas de sus obras al museo británico, el aporte de Ofili fue generosamente pagado por el recinto.

Escándalo en Nueva York

Indecente, blasfema y reprobable fueron los adjetivos más reiterados que recibió el óleo de gran formato que, en 1999, lanzó a la fama al artista Chris Ofili.

El lienzo mostraba una virgen María de color negro, como el propio artista, la cual estaba acompañada por una decena de detalles anatómicos extraídos de revistas pornográficas. La imagen, obviamente, incluía dos solidificados desechos metabólicos de elefantes.

El escándalo se hizo mayúsculo cuando el entonces alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani -famoso por el plan antidelincuencia "Tolerancia cero"- , amenazó con quitar el auspicio municipal al Museo de Arte de Brooklyn. Tras una marcha de apoyo a Ofili a la que acudieron más de mil personas, el controvertido edil desistió de la censura.

Fuente: Las Últimas Noticias/Agencias

06-08-2005


Opiniones de los usuarios sobre esta noticia:

Opinion del usuario: creo que la pintura para mi no ubiese significado nada ya que la imagen no es tal cosa para mi. No creo en los santos y lo hecho fue una tontera
yasmin, 17/06/2006


Las opiniones de esta notícia estan cerradas.

Lee nuestros
titulares a través
de RSS

image image

¿Recibe nuestros
titulares por
e-mail?. ¡Click!

Fundado el 1998

II época

image